Buscar
  • Ciudadano Toriello

La Arenga


Subió al improvisado estrado y tras unos minutos, la audiencia estaba prendida. Esa inconfundible sensación de que entre orador y auditorio “había contacto” se manifestaba en la piel erizada de los oyentes, que inmóviles, escuchaban en una especie de trance. “¿Cómo

hacemos para que lo escuche gente que no está aquí?”, le dijo, en tono de angustia, una mujer que estaba en la fila de enfrente. “No tenga, pena”, replicó el orador, “seguro alguien que está presente, algo escribirá al respecto”...


“Conciudadanos: por algo más de tres décadas hemos tenido un sistema eleccionario deliberadamente diseñado para impedir la auténtica discusión política. Los grandes capitales del país decidieron, tras la firma “de la paz”, que en un país “como éste” era muy peligroso que se discutieran abiertamente nuestros problemas sociales y se confabularon para apadrinar un sistema de partidos que no son partidos, en los que un grupúsculo pre-selecciona a un puñado de personajes a los que se promociona como quien promociona una nueva marca de jabón, sin explicitar ideologías, sin debatir propuestas concretas, sin elegir democráticamente a sus candidatos. La ventaja de ese sistema, para quienes tienen suficiente dinero, es que es el sistema perfecto para “comprarse un Presidente”, para comprarse alcaldes y docenas de diputados y con ello, a más de un puñado de jueces. En otras palabras, es el sistema perfecto para “controlar” al país... Con ese sistema, además, “los guardianes del dinero” pudieron vender subliminalmente la idea de que lo ideal es “no hacer nada” para “perturbar” a nuestro sistema socio-económico, que la belleza “del anticomunismo” es que “a la larga”, vendrá la prosperidad a “derramarse” sobre todos y “sin arrebatarnos nuestras libertades, como quieren los chairos”... A los exguerrilleros, que nunca fueron democráticos sino creyentes en “la vanguardia del Proletariado”, el asunto realmente no les molestó y se propusieron también ellos “comprarse un Presidente”, en cuanto acumularan suficiente dinero; lo que harían, a través de las estructuras de gobierno y “arrebatándoselo a los ricos” y vendiendo solapadamente la idea de que al llegar al poder “redimirían al Pueblo”, con el reparto de lo ajeno. Paralelamente, algunos exoficiales del Ejército, de aquellos que presumían de “haber ganado la guerra”, tampoco quisieron quedarse fuera del juego y también juntaron, a la brava, “su pisto”, para ellos también “comprar”, con unos o con otros, a “sus” Presidentes...


Han sido décadas de operación de este sistema ruin y el asunto, complicado con el dinero de

los narcos, devino una orgía de corrupción. Los titiriteros del sistema, negándole de antemano a cualquier opción realmente disidente la más mínima exposición pública, “compraban” a “sus” gobernantes y después exigían el retorno “de su inversión”. A partir de Abril del 2,015, sin embargo, una pequeña grieta se abrió en el muro de opacidad que protegía a este sistema atroz.


Por esa rendija, entraron otras cuñas y pronto la ciudadanía vio al desnudo la podredumbre del monstruo. Con ello, uno tras otro, visibles exponentes de “la vieja política” empezaron a derrumbarse frente a nuestros ojos: los prósperos creadores originales del sistema, achicopalados, quedaron fuera del juego; aquellos exmilitares, acorralados, a tres cuartos de llegar a lo mismo, aunque recomponiendo sus opciones... Hubo gritos de “¡soberanía!”, de “¡fuera los extranjeros!”, pero a la postre, sólo quedó intacta la maquinaria electoral de los neo-chavistas de Sandra Torres, que astutamente, “se hizo los quites”, mientras observaba, risa y risa, cómo sus antiguos enemigos impedían que la CICIG “le entrara” también a ella y a sus secuaces...


Mientras tanto, la mayoría de la sociedad guatemalteca sigue atrapada en una pobreza sin esperanza, sin que las recetas de los que no quieren que las cosas cambien, ni las de los que

piensan redimirmos repartiendo lo ajeno, funcionen. Somos hoy una de las sociedades más desiguales e inestables del mundo, sólo comparable a otras como las de Sudáfrica o Haití. Una república de mil siervos y cuatro señores, donde mandan los herederos, no los innovadores. Hoy la Historia ya nos ha enseñado que ni este capitalismo atrasado, semi-feudal, ni el socialismo del tipo chavista, funcionan. Con el primero, conservador e inmovilista, los pobres seguirán siendo pobres el resto de sus vidas y con el segundo, al que nos orillan las inacciones del primero, caeríamos en un infierno tiránico al que es muy fácil llegar, pero del que es muy difícil salir. Sólo hay que ver las tragedias de Nicaragua y Venezuela para comprender que esa ruta sólo conduce a la miseria, a la opresión y a la muerte de las almas libres... Es allí donde entran ustedes, ciudadanos: son ustedes la estructura informal de liderazgo de la Nación. Ustedes ya impidieron una vez que “quedaran” Sandra y Baldizón y pueden, esta vez, impedir que “queden” Sandra o Giammattei... Aunque el sistema falsamente democrático que nos rije no quiere que el electorado se entere y por eso nos niega exposición pública, tienen ustedes ahora opciones como la que representa Luis Velásquez Quiroa para la Presidencia de la República y los diputados de UNIDOS para el Congreso. Si aprovechando la debilidad del sistema, no permitimos que se nos escape la oportunidad, Guatemala ensayará por primera vez en la Historia, una Dotación Patrimonial Ciudadana de naturaleza no-agraria, el “Plan Pérez” para Guatemala, con el que arrancaremos aquí un nuevo “milagro económico”. Habrá empleo y esperanza para las masas

desposeídas y negocios para la gente emprendedora. Y acompañaremos esto aplicando “el método Falcone” para el combate efectivo del crimen y la corrupción. Pueden ustedes ahora burlar los obstáculos antidemocráticos del sistema yendo a www.ciudadanotoriello.com para analizar estos conceptos en la Plataforma Ideológica y Programática que se discute al interior del Partido UNIDOS. Si con el poder de sus votos hacen ustedes esto posible, vendrán, incrédulos, académicos y analistas de otras partes del mundo, a ver “cómo lo logró Guatemala”...


Pero tenemos frente a nosotros un gran desafío, ciudadanos. La “vieja política” se defiende. Por ello, tendremos que construir en los próximos cuatro años al menos un verdadero Partido

Político. Uno en el que cientos de miles de afiliados, con sus pequeñas pero numerosas contribuciones voluntarias, hagan innecesario tener que recurrir a “financistas” interesados. Pero el 16 de junio hay que ir a votar... y a votar bien. Nada está escrito en piedra aún... Sí. Estamos frente al claro peligro de que retornen las mafias, si “nos dormimos”. Pero, si despertamos, los ciudadanos conscientes tenemos la oportunidad de hacer que Guatemala, de veras, empiece su marcha hacia un futuro mejor. No lo olviden, ciudadanos: cada Pueblo tiene el gobierno que merece...”


"Publicado en la sección de Opinión de elPeriodico el 28 mayo 2019"

0 vistas

Suscríbite y recibe información de valor

  • White Facebook Icon
  • Blanco Icono de YouTube

© 2019 by Ciudadano Toriello