top of page
Buscar
  • Foto del escritorCiudadano Toriello

Hay que echarlos de una vez...

“Más vale un rato colorado que cien descoloridos” – Refrán popular.


Hoy Guatemala está dividida entre los que quieren que entremos, con dos siglos de retraso, a la modernidad de la auténtica república democrática y los que se aferran, a un costo social altísimo, a los esquemas décimonónicos y semi-feudales que tanto hemos tardado en sacudirnos. Los primeros están constituidos por una amplia gama de ciudadanos, de distintos estratos, de variada ideología y de distintas regiones nacionales, cansados de nuestro atraso, hartos de tanta corrupción y promesas rotas y de que tras dos siglos de gobiernos predominantemente conservadores, sigamos teniendo algunos de los indicadores sociales más desgarradores y vergonzosos del Continente. Sorprendidos gratamente con la inesperada astucia del electorado joven el pasado 25 de junio, que logró “colar” a un verdadero desafío al régimen a “la segunda vuelta”, hoy se suman espontáneamente a un creciente movimiento de auténtica esperanza en un futuro mejor. Los segundos están constituidos por tres sub-grupos principales: (i) los operadores y beneficiarios directos de la narco-cleptocracia que nos mal gobierna; (ii) grupos de ciudadanos desposeídos, que por haber sido mantenidos deliberadamente sin escolaridad y en una vejatoria pobreza innecesaria, son suceptibles a los engaños, a vergonzosas dádivas interesadas y al miedo a rebelarse contra los cacicazgos de aldea; y finalmente, (iii) “la mayoría de la minoría”, un grueso porcentaje de una asustadiza clase alta y media-alta (honrosa excepción hecha de la que Luis Alberto Padilla llama “la burguesía esclarecida”) que torpemente cree que su cómodo mundillo está por derrumbarse, con el arribo al Guacamolón “de los chairos”. A juzgar por las encuestas creíbles (que son sólo dos, la de CID-Gallup y la de ProDatos), al menos dos de cada tres votos efectivos serán una apuesta por el futuro; pero uno de cada tres, continuará, en mortecina negación de lo evidente, aferrado a nuestro oprobioso pasado...


En un país normal esta gruesa diferencia numérica entre las dos opciones políticas en contienda sería lo suficientemente contundente como para no anticipar controversia posterior alguna. Pero Guatemala está actualmente gobernada por una banda de rufianes sin escrúpulos que persigue y encarcela a los disidentes, que encabeza el latrocinio en mayor escala de nuestra Historia y que con apariencia de legalidad, atropella de facto todas las garantías de la institucionalidad republicana. Esto dizque para impedir que “el comunismo” y “la agenda 2030” venga “a tiranizarnos”, pero con el propósito real de escapar de una tardía pero inexorable aplicación de la justicia. Por eso han abusado del andamiaje legal -haciendo, de paso, el ridículo nacional e internacional- tratando de “sacar del juego” a todos sus rivales verdaderos y preparándose para una sucia jornada de trucos y arbitrariedades, a la hora de la verdad. Como sus “correligionarios” son fruto de la política transaccional y no de genuinas convicciones, grabaciones de sus más secretos conciliábulos terminan “filtrándose” al público por las redes sociales. Así, el pueblo ya sabe que la Tarántula, quien es capaz de vender su alma al diablo con tal de llegar al poder, ha logrado que Timo Chenko y Suguelito pongan a su disposición todos sus recursos económicos malhabidos y los de la institucionalidad gubernamental, a cambio de garantizarles impunidad futura. Con esos recursos, los operadores de la narco-cleptocracia ya han estado repartiendo dádivas y tratando descaradamente de encontrar mecanismos (contra foto del voto, tomada con un celular en la urna, por ejemplo) para comprar sufragios y así apuntalar su deslucido apoyo electoral real. Pero conscientes de que eso y cien trucos más probablemente no sean suficientes, intentarán “anular” cuantos votos de su oponente puedan. Ahora mismo, por ejemplo, ya están en proceso de “encontrarle el pelo en la sopa” a la acreditación de fiscales de la oposición, preludio de un aluvión de ilegales “impugnaciones” y otras irregularidades con las que pretenden detener el tsunami de votos contrarios que anticipan. Son inocultables “patadas de ahogado”, que aunque envenenarán el ambiente, sólo lograrán evidenciarse como un estéril intento de “tapar el sol con un dedo”...


El mayor peligro está reservado para después de la jornada comicial, sin embargo. Poniendo como telón de fondo un “fraude” supuestamente orquestado por “el foro de Sao Paulo”, George Soros, el gobierno del “comunista” Joe Biden y otros igualmente inverosímiles monstruos de la conspiración, van a pretender, insensatamente, desafiar -con güizachadas- la obvia voluntad ciudadana. Se rasgarán las vestiduras, profiriendo llamados a “respetar la legalidad”, aunque tales llamados carecerán de la más mínima legitimidad. Pretenderán algunos de los más obcecados, tras intentar por todos los medios de desacreditar el proceso de escrutinio, llegar hasta a amenazar con “meter al bote” al que resultará Presidente electo. “Con la Ley en la mano”, mentirán y algunos que quieren creerles, dizque les creerán, haciendo coro con la peculiar fauna fascistoide de este trópico caliente. Las fuerzas coercitivas del Estado podrían ser puestas a prueba. Espero sinceramente que no lo intenten. Porque de hacerlo, será momento para que tengamos un “gobierno en el exilio” y un intenso movimiento de justificada resistencia ciudadana, que le niegue a la espuria dictadura resultante desde los ingresos por impuestos hasta los “buenos días” y en cambio les obsequie una franca desobediencia civil...


Son las batallas que se anticipan, ciudadano; pues si atrincherados en el Congreso y en las Cortes, las ilegítimas mafias gobernantes se aferran a un poder que la mayoría ciudadana les quiere vedar, vendrán momentos que todos preferiríamos evitar. Por eso, lo que hoy podemos hacer, es votar masivamente. Para que la contundencia del mandato ciudadano no se pueda disimular ni ningunear. Para que los insensatos no puedan engañarse sobre las consecuencias de sus actos; para que sepan que si se le cierran todas las puertas, a esa gruesa mayoría del pueblo no le quedará más remedio que también hacer tronar su látigo...

3329 visualizaciones3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

3 Comments


Estuardo Monroy
Estuardo Monroy
Aug 20, 2023

Excelente análisis, seguramente el presidente qué pongan, no será reconocido por la comunidad internacional y adiós guatemala y sus exportaciones e importaciones

Like

Anibal Perez
Anibal Perez
Aug 20, 2023

Nomás leerlo, lo compartí. Es el obsequio intelectual de alguien que fue cohesionando con las décadas, tanto su conocimiento como su emotivo apego a este país expoliado por siglos. Hoy hace un recuento formidable de cuán intencionalmente cargada de ficciones absurdas está la situación pre voto desatada por el despreciado Chenco y su horda de truhanes en abierta componenda con la contumaz Gorgona que ya vendió su inútil alma al, también, baboseado diablo. Excelente resumen que, al menos a mí, me da bríos para depositar mi anticipado voto por Semilla. Hasta agradecido estoy por tan meticulosa y amplia (al tiempo que resumida) columna!

Like

canaltvq
Aug 20, 2023

Apreciado don Lionel, sigue ilustrando con sus oportunos comentarios sobre el tema de la elección presidencial. Lo escuché y vi en Tangente sus eruditas aportaciones; junto a otros destacados académicos. Sus opiniones son necesarias por el momento histórico que atraviesa la patria. Definitivamente, esperamos que el pueblo salga como “huracán” a arrinconar con voto, en favor de Semilla, abrumador a los fascistas malvados.

Like
bottom of page