Buscar
  • Ciudadano Toriello

ARDE, primera etapa

Actualizado: 6 jun

“Es verdad que hemos sido y seguimos estando avasallados por el enemigo... Pero ¿se ha dicho ya la última palabra? ¿debemos abandonar toda esperanza? ¿es nuestra derrota final e irremediable? A todas esas preguntas yo respondo: ¡Nó!”- Charles de Gaulle (estadista francés, 1890-1970), en alocución radial dirigida al pueblo galo, desde Londres, el 18 de junio de 1940; al “prender la llama de la Resistencia”, estando su Patria en manos de los nazis y sus simpatizantes...


Siendo que en Guatemala tenemos un sistema político disfuncional, los partidos aún no actúan, cual deberían, como interlocutores efectivos entre la sociedad y el Estado. Si fuéramos una auténtica república democrática, un puñado de partidos cuyas ideologías, trayectorias y programas serían de conocimiento generalizado, estaría ya en estos momentos llevando a cabo elecciones primarias para seleccionar a sus candidatos a cargos de elección popular, en medio de un intenso debate público acerca de cómo enfrentar de la mejor manera posible los graves problemas que nos aquejan. Ese puñado de partidos estaría abierto a la participación de nuevos afiliados que constantemente estarían natural y espontáneamente renovando sus liderazgos internos, y con ello, los de la Nación. El electorado contrastaría propuestas, inclinándose por aquellas que le parecieran mejor. Así, la opinión de la ciudadanía tendría peso real en la forma que adoptarían las soluciones a nuestros problemas sociales. Así funcionan las auténticas repúblicas democráticas. Pero el sistema aquí, una hipócrita “democracia de fachada”, en realidad desalienta el debate público y hasta el mero registro ciudadano, al tiempo que hace difícil y cara la militancia política y el desarrollo de auténticos partidos. Las “reglas de juego” se hicieron para que fuese posible “comprar el poder”, invisibilizando cualquier disidencia y restringiendo la competencia a una furibunda campaña de vulgar mercadeo; a base de lemas y propuestas insulsas, en una apretada “temporada política”, con candidatos “pre-autorizados” por quienes detentan el poder. Las “reglas de juego”, políticas y económicas, han estado a cargo de “representantes” que no nos representan y que llegan a asumir legalmente ese papel de dizque representantes nuestros, mediante mecanismos tramposos en los que lo que realmente cuenta es la disponibilidad de dinero, aunque sea mal habido, y “conectes” con las mafias que nos desgobiernan; nó la opinión ni la simpatía de los gobernados, quienes se ven forzados a “elegir” listas de “ilustres desconocidos” a nuestro Congreso. Por eso las reformas que necesita el sistema no se hacen, porque quienes deben hacer las reformas se benefician enormemente de los defectos de un sistema que les permitió acercarse al poder sin méritos ni talentos y al que obviamente, por eso mismo, no quieren reformar. Así es que la Cleptocracia -con dineros robados al erario- se ha hecho del poder -para seguir robando- y se mantiene en él, “invirtiendo” parte de lo robado en seguir quedando “electa”. Ese es el círculo vicioso que debemos romper. Esas son las “reglas de juego” que debemos reformar. Y sólo un “tsunami” de votos lo puede lograr pacíficamente. Por eso, en el 2023, debemos “derrocar”, en las urnas, al régimen...


Por las razones anteriores y en uso y disfrute de los derechos políticos que nos concede la Constitución y que aún no nos han podido conculcar completamente a los guatemaltecos, un grupo de ciudadanos nos hemos organizado voluntariamente en un Movimiento Político por la Auténtica República Democrática (ARDE). La idea es contar con una red cívica que "orgánicamente" crezca en todo el país, para incidir en el próximo proceso eleccionario, sin tener "las trabas" que nuestro disfuncional sistema político le impone a la actividad política formal. No somos un partido, sino un movimiento político. Tendremos un Comité Ejecutivo de tres personas, un Consejo Político Nacional de once miembros, una estructura de Comités y Sub-comités y militantes activos y “durmientes”. Todos los dirigentes se irán dando a conocer conforme vaya resultando oportuno y conveniente. Por de pronto “y hasta nuevo aviso” este servidor será su irreverente vocero. El propósito de este movimiento político, como ya quedó dicho, es incidir en la elección del próximo gobierno, procurando abiertamente la proscripción por el pueblo de los extremos políticos -los ultraconservadores y los neoleninistas- de un escenario nacional cuyos reflectores han tenido capturados por 70 años; los primeros como dictadura multiforme de facto -en alianza con los panzistas, y los segundos, en calidad de conveniente “petate del muerto”. La idea es contribuir, así, a crear una nueva cultura política, esencialmente bipartidista, de auténticas instituciones políticas democráticas, que se alternen en el poder pacíficamente, conforme al veredicto de un electorado informado y participativo, ejerciendo su soberano criterio. Para contribuir a lograrlo, daremos información al público por distintos medios; comentaremos los sondeos de opinión que consideremos genuinos, conforme vayan elaborándose; denunciaremos abusos de los actores públicos y de las autoridades; recomendaremos qué candidatos y qué partidos nó debieran, a nuestro juicio, ser apoyados por el pueblo; seguiremos haciendo contacto con partidos políticos a los que les vemos potencial de convertirse en autéticas instituciones de largo aliento; organizaremos entrevistas y debates; y ¡sí! daremos nuestra opinión sobre cómo votar, cuando llegue el momento...


Lo invito a ser militante, ciudadano. Al margen de que usted pueda pertenecer a otras agrupaciones sociales o políticas, si usted concuerda con las ideas expuestas contribuya directamente a rescatar a la Patria. Lo puede hacer activamente mediante el sencillo procedimiento siguiente: (i) manténgase informado sobre el acontecer nacional (si le resultara posible, suscríbase a elPeriódico o a otro medio independiente, para apoyar la libertad de expresión que el régimen procura acallar); (ii) contribuya a divulgar información del movimiento, en especial a través de crear un “Chat ARDE” de ciudadanos de pensamiento afín, a quienes debe alentar a formar sus propios “Chats”, para generar un crecimiento orgánico geométrico; (iii) ejecute en su grupo las acciones sugeridas por la dirigencia de ARDE, empezando por divulgar sus consignas. Conforme se vayan dando a conocer públicamente, “conéctese” con los Comités y Sub-comités que le parezcan afines para que la información fluya en ambas direcciones. Si por razones de trabajo o por otras de seguridad personal usted aún no puede manifestarse abiertamente a favor de este movimiento político, actúe como un militante “durmiente”: manténgase informado, conéctese discretamente con los Comités o Sub-comités que estime convenientes y en el momento oportuno, “dé el paso”. Esto es particularmente pertinente para alcaldes y otros funcionarios públicos que están siendo extorsionados por el régimen con el sistema “del palo y la zanahoria”. Actúe con pragmatismo y cautela, pero no crea que la lucha es imposible; eso sí, esté consciente de que la hora de la verdad, cuando la Patria exija definiciones, más temprano que tarde, llegará...


El régimen que nos desgobierna padece del “síndrome Putin”, cree que es más fuerte de lo que en realidad es. Como tiene, al menos, ¡siete mil quinientos millones -extraídos del erario nacional- para gastarse en la campaña! cree que puede “alinear”, a puro tubo, a las comunidades del interior y que puede “comprar” el voto ciudadano. Cuenta con que una gran parte de la ciudadanía está tan atribulada con la supervivencia diaria que no puede prestarle atención al proceso político y está propensa a venderse por una dádiva. Y cuenta con que usted, ciudadano consciente, esté desmotivado y piense que ya todo está perdido. Pero el voto es secreto y ni todo el oro del mundo puede cambiar la realidad de que el pueblo no quiere a esta alianza de ultraconservadores y panzistas, el tristemente célebre “pacto de corruptos”, por manifestarse como un gobierno abusivo y ladrón. Con una mayoría de diputados de dudosa reputación y representatividad, sus incondicionales han manipulado las leyes y manoseado los presupuestos estatales. Han adulterado las Cortes y penetrado casi todas las instituciones. Persiguen a jueces y fiscales que combaten la impunidad y hostigan a la prensa independiente. Se han plantado en el ejecutivo a pesar de ser una pequeñísima minoría, cosa que se evidenció por los resultados de “la primera vuelta” de la pasada elección. Se han enriquecido descaradamente con los dineros del pueblo, mientras desatienden o ignoran los graves problemas nacionales, que continúan acumulándose. Y no obstante, piensan que de nuevo pueden repetir la trampa: obligarnos a escoger entre “lo menos pior”. Pero la bacanal se acabó. La Historia los está desenmascarando. La fuerza de la estructura informal de liderazgo de la Nación los sabrá defenestrar, nos escucha ¡el 70%! Con diferencias entre nosotros, pero unidos por nuestro común derecho a una Auténtica República Democrática, buscamos conducirnos por la ruta del verdadero desarrollo, en armonía social. Para lograrlo, en camino a las próximas elecciones, debemos transitar por cinco etapas: (1) lograr evitar caer en la trampa de “lo menos pior”; (2) lograr evitar, también, que el pueblo preste oídos a “un remedio que sale peor que la enfermedad” (CODECA); (3) lograr evitar que se desperdicie el voto de la mayoría “en el saco de los siete enanos”; (4) votando informada y conscientemente; y (5) vigilando que no se roben el voto y si es necesario, defendiéndolo.


Es posible que el régimen finalmente se percate de su debilidad y caiga en la tentación de reprimir aún más las aspiraciones políticas de la mayoría ciudadana, con acciones ilegítimas y hasta inconstitucionales. Por consiguiente, debemos prepararnos para que si ese escenario llegara, podamos “llenar las plazas” e iniciar una efectiva resistencia ciudadana. Para “calentar motores”, “para ejercitar el músculo”, entonces, vamos a empezar a crear esta red cívica de militantes de ARDE. Así que cree su Chat, ciudadano, y divulgue esta primera consigna:

Ni Zandra, ni Sury, ni el tal Meme Conde

pues es Timo Chenko ¡quien atrás se esconde!


Rescataremos a la Patria, ciudadano. Construiremos un mejor futuro. Guatemala logrará, más temprano que tarde, ser una Auténtica República Democrática...¡ARDE!

900 visualizaciones3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo