Buscar
  • Ciudadano Toriello

¿La mayoría, burlada?

CONSTITUCION POLITICA, Artículo 35: “Es libre la emisión del pensamiento por cualesquiera medios de difusión, sin censura ni licencia previa. Este derecho constitucional no podrá ser restringido por ley o disposición gubernamental alguna.” Artículo 136: “Son derechos y deberes de los ciudadanos: ...(b) Elegir y ser electo; (c) Velar por la libertad y efectividad del sufragio y la pureza del proceso electoral...” Artículo 45: “... Es legítima la resistencia del pueblo para la protección y defensa de los derechos y garantías consignados en la Constitución.”


Enfrascado en agradable sobremesa, no lo vi venir por el pasillo central del restaurante sino hasta ya muy tarde, con el rabillo del ojo. Con ese su talante de Dondiahuevo Paraservirle, llegó al lado de mi mesa y me dijo a quemarropa: “A vos te quería ver, patojón; ¿ya sabés que te dicen ´Che-ché´, por chancle y chairo?”. “Sí te confieso que tu último artículo, contra mi costumbre, lo pasé. Pero sólo para que la mara se de cuenta de clavos que nos cachaste y que tenemos que corregir.” Sin respiro, siguió: “Parece que tenés como la gran P...erica al doctor (dando a entender que se refería a Timo Chenko) y culpa tuya adelantó su renuncia el Cachetón Yusuff; aunque ése sí anda más perdido que la Llorona, dizque completando su cuchubalito, porque dice que ya calculó que la Presidencia hoy en día cuesta 35 millones de dolorosos y que ya no cuenta con los rusos ...a ver cuánto mula cae.” Respiró con sonrisa burlona y prosiguió: “Pero él no es el ungido de la continuidad, no vayás a creer, no somos tan babosos; ni te creás tampoco que es Sandra o Zury. No te puedo dar detalles, obvio, porque estás del otro lado; pero tenemos estrategia ganadora, mano.” “Sí, ganadora”- asintió Dondeahuevito, su flaco, zalamero e inseparable sombra, a quien, tardíamente, noté. “Y a vos, ya te tenemos medido, neneco; nadie te lee”. “¡Nadie lo lee!”-repitió Dondeahuevito. “Además, los que te leen no te entienden”. “¡Cierto!” -confirmó Dondeahuevito, con gran convicción. “Ya ves que yo soy ´leído y viajado´y tengo que leer tus párrafos dos y tres veces, diccionario en mano” – recalcó con cara de inexplicable satisfacción. “Tu estilacho es muy rebuscado”. “¡Muy rebuscado!”- repitió Dondeahuevito, enfático. “En realidad, no preocupás, porque como nadie te lee... y los que te leen no te entienden, ¡pela! Pero, tranquilo, -sonrió con aire de perdonavidas- te van a dejar seguir...” “Eso sí, andate acostumbrando: aunque la chairada no lo quiera, va a haber continuidad”. “Guatemala progresa, los números que cuentan lo dicen, preguntale a Richard Ayquejevi, no me creás a mí.” Estuve a punto de contestarle tres o cuatro, pero me dio lástima. Se veía patético con esas sus ínfulas de “aycinenista asimilado”, amarrado a su “hueso de consolación”, creyendo que lo que hacía era importante y que él se vería beneficiado “con la continuidad”. Así que sólo sonreí y él como que se sintió “vencedor” de aquel corto y cuasi-unilateral intercambio, aunque en cuanto vio otra cara conocida, mejor se despidió sin despedirse y como vino, se fue... “risa y risa”, compartiendo comentarios y carcajadas con su dócil segundón y dispuesto a contar que había cumplido quien sabe qué “misión de contrainteligencia”, porque se topó -astutamente, según él- “con el columnista Che-ché”...


Eso fue hace unos meses y desde entonces, “la estrategia ganadora” se ha hecho evidente. Han consolidado su control de las Cortes, empezando por la ilegal extensión del plazo efectivo de la magistratura de nuestra CSJ, que ahora es de facto, nó de jure. Siguiendo con la irregular “renovación” de la CC, de la que expulsaron a la única magistrada “incómoda” para el poder. Y terminando con la conformación de un TSE de prominentes “magistrados copy-paste”, triste remedo de lo que un día fue. Han consolidado, también, la regresión institucional del MP, despidiendo, persiguiendo y amedrentando fiscales que les hayan o les puedan resultar “respondones” y preservando “el legado vigilante” de doña Cony, “a huevo y candela”, hasta su reconfirmación en el puesto, ayer. Usando simultáneamente a sus mercenarios de la palabra para intentar persuadir al pueblo de que todos los que nos oponemos al sistema cleptocrático, somos “comunistas”. Con ese “renovado” sistema “de justicia”, por supuesto, no hay rendimiento público de cuentas acerca de evidencias de abusos de poder, como el caso de la “alfombra mágica”; millonadas descubiertas, en efectivo, en inmuebles vinculados a los funcionarios actuales y pasados; compras sobrevaloradas de vacunas y otros insumos; carreteras privadas hechas con fondos del erario; o viles saqueos a la luz del día, como el del INSIVUMEH; por sólo mencionar algunos de los más notorios ejemplos recientes. Y si hay clemencia y comprensión para ladrones del erario que aguardan juicio, desde tiempos de la CICIG, como por ejemplo, “el Sipi”. También hay crecientes intentos de acallar -por la vía legal y por boicot de pauta- a la Prensa independiente, con demandas espurias a individuos e instituciones. A la “estrategia” la apoya el Congreso (en el que la mayoría de los diputados, gracias a nuestro tramposo sistema, han sido “electos a ciegas”), al aprobar, entre otras bellezas, ¡3,200 millones para “bacheos”! que le están permitiendo a “Miguelito” sobornar o extorsionar a todos los alcaldes que se dejen. Con esa danza de millones, algunos alcaldes ya nos dieron “una probadita” de lo que nos espera, al “celebrar el Día de la Madre” con rifas de electrodomésticos y hasta ¡carros!, cortesía del sufrido contribuyente, conveniente apoyo electoral anticipado por el que algunos han quedado muy agradecidos con nuestro “señor Presidente”, a quien la ANAM le ha conferido la Orden –“cosas veredes, Sancho amigo”- ¡Manuel Colom Argueta! Y el régimen no sólo ofrece zanahoria, sino también palo: la discresional interpretación de la Ley de Campaña anticipada y la verificación oficiosa de otros requisitos legales, se les recuerda constantemente a los del poder edil. Y para ponerle la tapa al pomo: el domingo nos dieron una muestra de su “vocación democrática” al imponer -hasta ahora, impunemente- al Rector de la USAC de su preferencia, impidiéndole votar a todos los -más numerosos- electores que lo adversaban. Güizachadas, despilfarro de fondos públicos para “comprar” votos, resoluciones judiciales arbitrarias, uso de la fuerza pública para impedir manifestaciones de disidencia, resultado “legal” favorable, como en una dictadura, aunque de dudosa legitimidad... ¿un anticipo de la próxima contienda electoral?


Parafraseando al bardo inglés, sin embargo, “no todo está podrido en Dinamarca”. Mal que le pese al régimen, existe una masa crítica de ciudadanos conscientes que observa el panorama... y se indigna. Está integrada esa masa crítica por quienes constituyen la “estructura informal de liderazgo” de la Nación. Sí, ciudadano, esa de la que forma parte usted. Pueden -y deben- estos ciudadanos conscientes, gestar en los próximos meses la voluntad colectiva de cambio que se necesita para sacudirnos a la cleptocracia. Para dejar de ser ese país del que uno de cada tres ha emigrado o está tratando de emigrar. Donde las carreteras no sirven y el tránsito, como el país, no avanza. Donde las escuelas están abandonadas y sin pupitres y los alumnos sin libros y hasta sin clases. Donde los pocos hospitales no atienden a un pueblo sufrido, porque no tienen medicinas ni insumos y su personal está tardíamente y mal pagado, pero el gobierno “pierde” millones en compras fraudulentas. Donde con su ignorante inacción, todos los días el sistema envenena las aguas y ensucia el territorio. Donde la inversión y el empleo escasea, pero “el crimen paga”. Donde todos los días matan un poco más la esperanza. La tarea es posible porque siete de cada diez electores no quiere a nuestros actuales gobernantes. El sistema le apuesta, no obstante, al desgano y a la apatía de la mayoría, que desencantada con lo que ve, puede abstenerse de participar. Le apuesta también a la división de la oposición democrática, a nuestra legendaria incapacidad de formar consensos mínimos. Para que aunque sean minoría, nos impongan su voluntad. En eso hay mucha tela que cortar, ciudadano, pero le anticipo que hay procesos en marcha. No hay como la amenaza de un naufragio en la que podríamos ahogarnos todos, para que se entienda la necesidad de unirse para evitar el hundimiento del barco en el que vamos todos...


El régimen, además, padece “el síndrome de Putin”: cree que es más fuerte de lo que en realidad es, y piensa que sus adversarios son más ineptos y cobardes de lo que en realidad son. Pasan por una coyuntura difícil: son adversados y señalados por los EEUU, son “parias” en la comunidad internacional; la prensa nacional , con razón, los detesta. El pueblo, los abomina (saque su diccionario, Dondiahuevito). Ellos, además, están ahora divididos: hay desconfianzas y traiciones de última hora en la conformación de la siguiente plataforma de poder. En el fondo, su debilidad esencial es que sólo pueden imponer el punto de vista de “la mayoría de la minoría” (un 15%), si “el 70%” se desmotiva y se desune. Si una vez más, “se deja babosear”. Por eso les resulta imprescindible sacar a relucir de nuevo “al petate del muerto” (Zandra o CODECA), para asustar a la mayoría moderada con el fantasma del comunismo. Pero como dijo Abraham Lincoln hace más de siglo y medio: “Se puede engañar a toda la gente durante algún tiempo. Se puede engañar a alguna gente todo el tiempo. Pero no se puede engañar a toda la gente, todo el tiempo”. Así que no desmaye: “por la razón o la fuerza”, ciudadano, el cambio viene...


"Publicado en la sección de Opinión de elPeriódico el 17 de Mayo de 2022"

346 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo