top of page
Buscar
  • Foto del escritorCiudadano Toriello

Receta para defenestrar al régimen

“NADA EN EL MUNDO ES MÁS DIFICIL QUE DECIR LA VERDAD Y NADA MÁS FÁCIL QUE LA ADULACIÓN DE LOS PODEROSOS.” – Fyodor Dostoyevsky (1821-1881), “Crimen y Castigo” (1866).


Nadie tiene “la bola de cristal”, esa que permite “ver” el porvenir. Sin embargo, ello no impide que aunque el comportamiento futuro de un sistema complejo no depende de su comportamiento pasado, sino de la estructura del sistema (Jay W. Forrester, 1918-2016, en “System Dynamics”), la gente frecuentemente recurra a extrapolar el pasado para predecir el futuro. De hecho, los “expertos” en estas prestidigitaciones hasta revisten a esta práctica de cariz “científico” mediante herramientas analíticas como “el arte de las regresiones estadísticas”, fuente -por cierto- de muchos jugosos contratos de “consultoría” dudosa. Eso está en la base de la “seguridad” que el régimen guatemalteco exhibe, en relación a la posibilidad de estafarnos una vez más en las próximas elecciones, con una mentalidad que ha resultado exitosa el 90% del tiempo durante los últimos dos siglos. Así, pontifican, la extrapolación del comportamiento de nuestro sistema político “predice” que nos van a “zampar” a Sury, tras un deslucido “pase a segunda vuelta” de ella con Zandra (las “mediciones” de opinión pública indican que Sury casi que sólo le ganaría en segunda vuelta a Zandra -por su abultado “antivoto”- y a ninguna otra opción, razón por la cual el Club Empresarial necesita que Zandra también “pase”). No que todos nuestros “grandes titiriteros” coincidan con esa opinión. Una facción del Club Militar, por ejemplo, cree haber detectado un relevante cambio en la percepción de Zandra por el público, haciendo viable un escenario en el que esta última “le pega” a la otra por el cetro de “Miss Vieja Política”, y por eso, “están de su lado”. Eso sí, otra facción del Club Militar sigue bien conectada con la original mafia del antiguo FRG, por aquello de que “no hay que poner todos los huevos en una sola canasta”. Pero lo relevante es que tanto el Club Militar como el Empresarial le apuestan a ese “desempate” entre Sury y Zandra y por eso, “se volaron” a Thelma Cabrera (que le “restaba” a Zandra) y a Roberto Arzú (que le “restaba” a Sury). La desagradable sorpresa es que las mediciones “expost facto” de esas movidas, revelaron que la intención de voto de los eliminados no se sumó al de las dos divas, sino que “migró” -al menos, temporalmente- hacia Mulet. Ergo, el intento, en proceso, de “volarse”, también, a Mulet. Y eso que aún no hemos introducido al análisis las maquinaciones de Timo Chenko, quien como ya he puesto con anterioridad en estas páginas, tiene razones para desconfiar de sus dos “socias”. El Ogro y su “principito” por eso insisten en “colar” al Meme Conde, contra viento y marea, pues aunque no lograran su propósito completo, mejorarían su posición en el futuro Congreso, lo que aunado a “las piezas” que ya han colocado en el OJ y en otras de nuestras instituciones “contraloras”, le permitiría al doctor sin pacientes “replicar” las técnicas de Zandra para “torear” futuros desafíos legales. Si de veras logran que la eliminación de Mulet “quede firme”, las posibilidades del Conde Negro aumentarían muchísimo y pondrían a Timo Chenko en posibilidad de “ceder a la tentación” de eliminar a última hora a Sury, por aquello del -ya varias veces esgrimido exitosamente- “impedimento constitucional”. Cosa que por otro lado, avivaría otros fuegos, incluyendo las veladas amenazas golpistas de algunas cabezas calientes y las especulaciones acerca de que CODECA “impedirá” las elecciones...


Todo este tinglado, en el fondo, está diseñado para que nada, realmente, cambie. Para que sigamos siendo “el paraíso fiscal” de los impuestos eludibles, la mano de obra barata y las regulaciones “sin diente”. El país de “la macroeconomía sana” a cambio de un pueblo “dos len” encima de la indigencia. Ese país en el que la evalución racional de las opciones nacionales no sea parte de una verdadera discusión pública, sino que nos conformemos con una corta competencia de lemas y cancioncitas insulsas. Para que siga siendo posible utilizar a las instituciones como instrumentos para “mantener el orden”, en violación del espíritu auténticamente republicano. Para acallar las voces disidentes, para reprimir los esfuerzos por erradicar a este corrupto sistema que necesita de las coimas y de la venia a los funcionarios para ordeñar al aparato público, como “seguro” en contra de cualquier esfuerzo por parecernos a Alemania o a Japón, a Francia o a los EEUU, ya que eso, aquí, es considerado “comunismo”. Para condenarnos a un futuro que siga siendo esencialmente bipolar y semi-feudal. Para negarnos un futuro de autética paz y prosperidad, en otras palabras. La consolidación del régimen, que requiere de la colaboración de una cada vez más numerosa colección de garrapatas del erario, significa seguir con un régimen que condena a la oposición a la cárcel o al destierro y a la sociedad, a vivir sin escuelas decentes, sin hospitales, sin seguridad, sin esperanza y con sólo cuatro atestados caminos...


Pero estos oscuros designios requieren de un elemento clave que usted puede negarle al régimen, ciudadano. El torrente de dádivas derramadas -merced a los abundantes dineros malhabidos de nuestros “gobernantes”- sobre un electorado deliberadamente confundido, asustadizo y desilusionado, no ha logrado que “las dos punteras” lleguen siquiera a gozar de la intención de voto de uno de cada cinco de los ciudadanos que votan (que son apenas la mitad de los que debieran). Están divididos, no tienen propuesta y casi nadie los quiere. Hay una condición para que eso a ellos no les importe, y para que al igual que se hizo con Timo Chenko, se pueda “ungir” a otro -u otra- Presidente de vocación despótica, de manera “democrática”, tras una muy deslucida “primera vuelta”. El requisito es que el 70% sea persuadido de abstenerse o de votar “nulo” o que diluya su voto entre el otro par de docenas de opciones. Por eso le dicen que “este arroz ya se coció” y que “nuestro pueblo es ignorante y manipulable”, que no se le puede explicar mayor cosa, porque “no entiende”. Que “no pierda su tiempo”, se cuide “de los chairos” y acepte que “todos son lo mismo”. Que en todo caso, si insiste en protestar, que vote nulo. Quieren confundir, desalentar y desmotivar al voto pensante. Diga usted que nó; no se dé por vencido. Por eso lo exhorto a no votar mulo, digo, nulo, ni a abstenerse. Y a no diluir su voto de protesta. Vote por Manuel Villacorta para Presidente, por Roberto (“Canela”) González para Alcalde de Guatemala y “CPR” (Contra el Pacto de Corruptos) en todo lo demás, y contribuya así a “darle un caitazo” al sistema. Manuel Villacorta es un candidato inteligente, preparado y con carácter, que se perfila hará un gobierno honesto, modernista y patriótico. A la altura de los desafíos que representará (i) mantenerse en la contienda, (ii) ganar las elecciones, (iii) defender el voto y posteriormente, (iv) gobernar contra el sistema. Y si usted aún no lo conoce es porque el sistema le ha vedado los micrófonos (conózcalo en Facebook, y en las otras redes sociales). “Canela”, por otra parte, es la única opción realista para defenestrar al capitalino Arzuísmo sin Arzú y así asestarle un duro golpe sicológico al Aycinenismo sin Aycinenas, a nivel nacional. La estructura informal de liderazgo de la sociedad guatemalteca puede “pasar” este mensaje a lo largo de las cadenas de influencia que forjan la opinión pública del país. La guerra por el futuro de la Patria no está perdida, en este país invadido por las mafias, pero debe usted hacer su parte. En los próximos meses se llevará a cabo la batalla del dinero malhabido contra la inteligencia. Será “la magia de la palabra hablada”, contra la propaganda masiva. Es un futuro de promesa, en el proceso de derrotar al pasado; un pasado que debiéramos superar, pero que en vez de eso, se aferra a un presente cada vez más oprobioso...


En última instancia, por supuesto, cada pueblo tiene el gobierno que se merece. En Israel, Benjamín Netanyahu pretendió “castrar” a la más alta corte del país y masivas protestas de inmediato lo obligaron a recular. En Francia, Macron -no sin sustento lógico- pretende posponer un par de años la edad de retiro y primero arde Burdeos y luego arde París. Aquí Timo Chenko comete abuso tras abuso y el pueblo sigue callado e inmóvil. Con eso está contando el régimen. Pero ya basta, ciudadano. Una rebelión silenciosa contra el régimen puede cambiar nuestro derrotero colectivo y darle un nuevo rumbo histórico a Guatemala. Y ya está empezando a ocurrir. ¡Somos el 70%! Súbase al tren; engrose las filas del movimiento. Dígale a su gente: “ni Zandra, ni Sury / ni el tal Meme Conde / pues es Timo Chenko / quien atrás se esconde”...


"Publicado en la sección de Opinión de elPeriódico el 4 de Abril de 2023"

312 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page